Érase una vez un Dios

Érase una vez un Dios (Foto tomada de Oncuba Magazine)

Desde que el pasado 10 de junio saliera el escrito “El Víctor bueno y el Víctor malo”, una suerte de tregua en medio de la vorágine anti-32, pensé que ya nadie le iba a dedicar más palabras al controvertido manager de Matanzas y de Cuba.

Pero heme aquí, no sé si tratando de echarle más leña al fuego, o aprovechando este nuevo espacio que me dan las nuevas tecnologías para volcar lo que siento.

 

Mucho se ha escrito sobre Víctor desde que decidiera “atacar” al comentarista deportivo Oscar Castañeda, en una conferencia de prensa al término del segundo juego de semfinales entre Matanzas y Sancti Spíritus.

 

Lo cierto es que el director de los Cocodrilos y de la escuadra nacional continúa haciendo de las suyas en esta postemporada.

 

Ya no solo le molestan las preguntas en las conferencias de prensa (sobre todo cuando su equipo pierde y realizó alguna que otra jugada, cuando menos “cuestionable”); le estorba también la música en el estadio, cosa extraña si tenemos en cuenta que desde su tierra se trajeron de todo al Huelga: casi una grada completa de aficionados, congas, un “grupito musical” y hasta una sesión de santería semiclandestina.

 

Sexto juego entre ¿Gallos? y Cocodrilos, y desde la grada derecha se escucha: “Ismel amarillo”, “Aragón recoge el circo”, “Víctor está pa’ ti”, y otra serie de mensajes típicos de esta época beisbolera que para entonces no lo molestaron.

 

Lo del Sandino me pareció patético: su equipo ganando, su abridor, Jorge Alberto Martínez, dominando y aportándole otro juego en playoff, y entonces, cuando todo sugería jugar pelota, las protestas, el llamado a la retirada de sus pupilos, la demora intencional para deslucir un espectáculo de millones.

 

Lo que más me preocupó no fue la pretensión de Víctor de querer callar al Sandino para reiniciar el juego –por lo visto quería convertir al estadio en un convento- sino la falta de autoridad para poner fin al episodio.

 

Yo sé que usted al Víctor que quiere ver es al bueno de Oscar Sánchez Serra, al que con una sonrisa de oreja a oreja se acompañó de dos mujeres para encabezar el anuncio de su tropa en el estadio santaclareño, al que brinca de la alegría cuando sus peloteros hacen las cosas como deben. Le juro que yo también quiero a ese Víctor.

 

Pelotero estrella, manager de las causas imposibles, ese es Víctor Mesa. Es bueno y es malo; donde nos equivocamos es en tratar de encontrar en él a un ciudadano común, porque Víctor es cualquier cosa menos eso.

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Érase una vez un Dios

  1. Me encantaría que los cronistas deportivos del “Verde Caimán” dejaran de andar por las ramas y se concentraran en los temas realmente complejos que están afrontando el Deporte Cubano; no solo el Béisbol.
    Apremia que la Prensa Deportiva “se suelte” a dar ideas, a ser creativa diciendo las cosas como son, sin esperar que de “arriba” den las “señas”.
    Este tema con y contra Víctor Mesa ya aburre. Lo digo con toda honestidad. Deseo leer algo fresco. Alguien escribiendo más sobre la futura participación de Cuba en la Serie del Caribe. Alguien atreviéndose a decir que se borren las fronteras entre los jugadores de beisbol cubanos de la Isla (archipiélago) y el resto del Mundo….en fin….Gracias ¡!!

  2. He leido ese comentario sabre el jugador Victor Mesa y es cierto que es una persona que en mas del 80% de sus presentaciones representa la falta de cul;tura y educacion que tienes y se cree que debido a que tubo una linda trayectoria en el beisboll se cree que puede desafiar a todo lo que se le ponga en contra a su criterio pero recuerde que en ocaciones hay que perdonarlo y no ponerse en su lugar porque sino seremos como el, una persona inculta.

    • Para atreverse a decirle inculta a otra persona, es preciso, al menos…escribir sin faltas de ortografía…
      Ni siquiera “béisbol”…la palabra más importante en el debate aparece escrita correctamente en este comentario de Ramón Collado…Ni hablar de las ausencias de tildes, y menos de “ocasiones” con c…y “tuvo” (de tener, de poseer) con b…como si se hablase de tubería, caño, conducto…y se tratan de palabras que se perfilan en la enseñanza primaria…Nada…que hay que tener cuidado para osar juzgar a otro como inculto, como se ha hecho aquí con Víctor Mesa, un buen manager, con personalidad y proyección peculiares, quizás algo explosivo, excéntrico y extra-apasionado…pero sin dudas un director de equipo dedicado, vehemente trabajador, constante, exigente…que en solo dos Series Nacionales de Béisbol a puesto en punta a los jugadores de Matanzas, en primeros lugares…sacándolos del sótano deportivo que habitaron por años…En 2012 quedaron terceros, ahora segundo -como ven en camino ascendente- a ese ritmo quien quita que el año que viene queden campeones…Y confieso, no soy Matancero…vivo al otro lado de la Isla…pero lo justo es lo justo….y como dice el comentario de Luis Torres, ya el “dime que te diré” con respecto a Vítor cansa, no aporta, suena a brete y despecho…lo verdaderamente importante es girar la mirada y esfuerzos “a los problemas realmente complejos que está afrontando el Deporte Cubano; no solo el Béisbol”, para darles pronta solución…Ojalá hubieran muchos más “extra-apasionados y quisquillosos” con la voluntad de sacar a sus equipos de la inercia, “de la mala racha”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s